logo


¿Cómo corregir las bolsas de grasa?

“El pasado mes de abril me operé de las bolsas inferiores con el Dr. Nieto. La experiencia ha sido buena y sobre todo ha ido paso a paso, tal y como me comentó el doctor en la visita previa. En todo momento se preocupó personalmente por mi evolución”.

Meritxell, residente en Barcelona, acudió al Dr. José Nieto para corregir las bolsas de los párpados inferiores. Los ojos son la parte facial más importante, lo primero que ven los demás. Las bolsas en los párpados inferiores pueden dañar nuestra mirada con una expresión permanente de cansancio, un aspecto triste y apagado. Su aparición puede ser provocada por el cúmulo de líquidos, por una presencia de grasa localizada o por diversos factores de carácter genético. Las bolsas grasas pueden estar presentes desde los 20 años, pero los pacientes que generalmente se someten a esta intervención son mayores de 30 años.

La blefaroplastia inferior es la cirugía que busca y consigue la mejora cosmética del párpado inferior. Elimina las bolsas de los párpados inferiores y, en algunos casos, los surcos de las ojeras proporcionando a los pacientes una apariencia más joven y descansada de su rostro. Este tratamiento se realiza en pacientes que presentan bolsas de grasa, laxitud del párpado y laxitud y arrugas en la piel de los párpados.

En su Clínica Corachan en Barcelona, el Dr. Nieto corrigió las bolsas grasas de Meritxell a través de una blefaroplastia inferior. El tratamiento es realizado por vía interna o transconjuntival, es decir, sin incisión cutánea. En función de las características del paciente, se puede recorrer a la eliminación de la grasa sobrante o bien a la recolocación grasa, es decir, la redistribución de la grasa sin eliminarla totalmente, que evita un párpado hundido. En la Clínica Corachan, la cirugía suele durar unos 45 minutos y se realizará siempre de forma ambulatoria, es decir, no es necesario el ingreso. Gracias a la sedación y la anestesia, es un procedimiento indoloro y viene seguido de una recuperación muy rápida.

El post-operatorio de una blefaroplastia inferior no es doloroso. Aun así, es posible la aparición de hematomas e hinchazones que irán reduciéndose progresivamente hasta desaparecer. A partir de una semana, la mayoría de pacientes pueden retomar sus actividades sociales aun que la recuperación no sea del todo completa. El Dr. Nieto recomienda no realizar esfuerzos los primeros días tras la intervención para evitar sangrados y acortar la recuperación.

A la semana de la intervención, se realiza la primera revisión. Antes de ello, el Dr. Nieto se pone en contacto con su paciente por vía telefónica para conocer su evolución. Al mes de la intervención, la recuperación ya suele ser completa y es cuando realizamos la segunda visita tras la cirugía.

Los resultados de una blefaroplastia inferior son duraderos y devuelven a los ojos su aspecto jovial y revitalizado de forma efectiva. Es muy infrecuente que el paciente deba someterse a la cirugía por segunda vez. “Estoy muy contenta con el resultado, me extrajo las bolsas por la parte interna del párpado sin puntos ni cicatrices”. Meritxell está plenamente satisfecha de los resultados obtenidos y ahora puede disfrutar y hacer disfrutar a los demás de su rejuvenecida mirada.

Responder

*

captcha *

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.