logo


La recuperación tras una cirugía de párpados

El párpado caído (ptosis palpebral) es un descenso del párpado superior que provoca que éste cubra el ojo más de lo normal. El paciente tiene dificultad para abrir los ojos con normalidad, lo cual suele causar fatiga al final del día y puede dificultar la visión dependiendo del grado de afectación. En el paciente adulto, el párpado caído tiene principalmente dos consecuencias: la alteración estética y la pérdida de campo visual. En cualquier caso, la cirugía de párpado es la intervención más indicada para resolver este problema. Se trata de una operación que se realiza siempre de forma ambulatoria con anestesia local y sedación en adultos.

El postoperatorio de una cirugía de párpado es muy similar al de una blefaroplastia superior. El paciente suele salir con los ojos destapados y lo único que cabe esperar durante los días siguientes es hinchazón y pequeños hematomas, los cuales desaparecen entre 5 y 14 días. Es importante aplicar frío los primeros días para acortar el proceso, lubricar los ojos con colirios hidratantes y aplicar una pomada sobre los puntos, que se retiran a la semana de la intervención.

Si la cirugía de párpado se realiza por vía transconjuntival, la recuperación es aún más rápida. Los hematomas, si aparecen, son mínimos, y en 10 días la recuperación es prácticamente completa.  La mayoría de pacientes no tienen ningún problema, por ejemplo, para leer desde el día siguiente de la cirugía de párpado. Es normal que se tenga la sensación de sequedad ocular los primeros días. A la hora de reincorporarse a la vida laboral, dependerá fundamentalmente del oficio que se tenga. Si se trata de un trabajo que requiere un esfuerzo físico importante se debe descansar una semana, mientras que si se trabaja desde casa o con ordenador se puede hacer a los dos días de la intervención.

Responder

*

captcha *

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.