logo


Blanching: Una nueva técnica para mejorar arrugas perioculares sin cirugía

Los rellenos faciales forman parte del día a día de una consulta de tratamientos médico estéticos. En este contexto, como alternativa al botox, el blanching se presenta como la opción preferida para tratar las arrugas superficiales de la piel.

¿Qué es el blanching?

El blanching es un preparado de ácido hialurónico no reticulado cuyo nombre hace referencia al blanqueo momentáneo que se produce sobre la zona de inyección y que permite borrar las arrugas más finas sin afectar lo más mínimo a la capacidad de expresión de nuestra cara. Hasta hace poco, el único tratamiento de que disponíamos para esta zona era el botox, pero muchos pacientes son reacios debido a que tiene una duración limitada. Y esta es la principal característica de esta nueva técnica, pues otros tratamiento con base de ácido hialurónico presentan un alto grado de reticulación (mayor densidad y menor movilidad una vez infiltrado) deben inyectarse en niveles muy profundos de la piel, o por debajo de ella, por lo que tradicionalmente las arrugas finas como las patas de gallo no han sido buenas candidatas a estos tratamientos. Belotero Soft y Belotero Balance (casa Merz) son dos productos diseñados para ser inyectados muy superficialmente a nivel de la dermis, sin posibilidad de dejar bultos, nódulos, ni coloración azulada. Esto nos permite tratar por ejemplo las patas de gallo, digo de barras de los labios, el entrecejo y cualquier arruga superficial del rostro, eliminando arrugas finas estáticas y mejorando sustancialmente arrugas de expresión.

Un tratamiento adecuado para cada tipo de arruga

Para entender la importancia del blanching es necesario comprender que no todas las arrugas son iguales y aprender a diferenciarlas. ⦁ Por una parte, las arrugas dinámicas van unidas al gesto y aparecen y desaparecen según se contraiga o se relaje el músculo correspondiente. ⦁ Por otra parte, las arrugas estáticas, pasivas o refractarias están presentes de forma permanente en ciertas zonas faciales y se acentúan con el tiempo.   El blanching actúa sobre estas arrugas estáticas mediante una técnica indolora de relleno multipunto que difuma e hidrata la piel. También hace que parezca más tersa, aumenta su grosos y eliminar los surcos.

¿En qué consiste el tratamiento?

Una de las principales ventajas para el paciente de tratar las arrugas finas más superficiales de la piel con esta técnica es que no se produce inflamación ni hematoma, por lo que no es necesario esperar secuelas post tratamiento. La recuperación es inmediata, no se acompaña de alteración de la expresión facial y no es necesario interrumpir en ningún momento la exposición al público, como puede ocurre con el botox. Este tratamiento se realiza en sesiones de tan solo 20 minutos y se basa en la aplicación de inyecciones de micro-depósitos muy superficiales, a las que sigue un pequeño masaje sobre la zona. Este tratamiento simplemente necesita anestesia tópica y debe ser llevado a cabo únicamente por profesionales de probada experiencia y formación específica en tratamientos estéticos faciales, como es el Dr. José Nieto. El blanching está especialmente indicado como una opción efectiva y sencilla para tratar las arrugas del entrecejo y de la frente, las patas de galla, la comisura bucal y las mejillas.

Responder

*

captcha *