logo


Blefaritis, una causa frecuente de molestias oculares y ojo seco

La blefaritis es una inflamación común de los párpados. Esto suele suceder cuando los párpados se hinchan a causa de las partículas de grasa y bacteria que cubren el borde de esta zona y las pestañas. En otras palabras, es cuando se produce una inflamación entre la unión del párpado y las pestañas se hincha y produce una infección bacteriana.

¿Cómo saber cuándo tienes Blefaritis?

Pues bien, puede tener múltiples causas pero que tiene una sintomatología común caracterizada por molestias oculares como picor, sensación de cuerpo extraño, ojo seco, orzuelos de repetición y enrojecimiento ocular y palpebral, siendo estos algunos de los síntomas.

Se considera una condición crónica, aunque esto no es así en todos los casos, ya que en algunas personas la blefaritis se presenta como un episodio aislado de duración variable y no vuelve a ocurrir.

La mayoría de pacientes tiene una “predisposición” crónica a padecerla, pero con las medidas adecuadas puede controlarse.

No obstante, siendo la blefaritis una enfermedad ocular bastante importante, así como de inmediato tratamiento, existen dos tipos a distinguir: la blefaritis estafilocócica o la blefaritis descamativa.

En la primera de ellas se ve caracterizada por el sobrecrecimiento bacteriano en el borde del párpado, mientras que la descamativa, se aprecia con la aparición de una especie de “caspa” en las pestañas del ojo, esto es debido a la disfunción de las glándulas de Meibomio.

Por razones que no son bien conocidas, la blefaritis genera una secreción puede pasar de ser fluida a espesa y obstruir las glándulas, y por consiguiente, esto tiene dos consecuencias:

  • La inestabilidad de componente lipídico adecuado. Faltando o siendo en exceso la fabricación de un aceite lubricante natural para la superficie ocular y estabilidad en la película lagrimal.
  • Obstrucción del desarrollo normal. Este puede dar paso al llamado Chalazions, u orzuelos.
Blefaritis decamativa

Blefaritis decamativa

¿Qué tipo de tratamiento hay que seguir?

Cuando se sufre de este tipo de patología hay que tener muy claro como poder paliarla y qué tipo de tratamientos para la blefaritis que hay que seguir. Es por ello que existen diferentes opciones para poder curarlo, o si bien no, saber convivir con ello.

La higiene de los párpados es necesaria para todos los tipos de blefaritis. Suele realizarse con toallitas específicas para ello, ya impregnadas con sustancias limpiadoras y antibacterianas.

Las pomadas antibióticas pueden ser necesarias en las blefaritis estafilocócicas durante cortos periodos de tiempo. La disfunción de las glándulas de Meibomio tiene otros tratamientos específicos que se aplican en función del caso y severidad.

El calor, aplicado de diferentes formas, puede ser útil ya que ayuda a fluidificar la secreción lipídica de las glándulas. En casos de obstrucción clara de las glándulas puede optarse por la limpieza y desobstrucción de las mismas, recanalizándolas una a una mediante microcánulas específicas para ello.

También el pulido de la superficie libre del párpado puede ser útil ya que en algunos casos crece una membrana que obstruye las glándulas.

Por último, existen suplementos nutricionales específicos que pueden ser de gran utilidad en el control de la blefaritis, regulando la producción lipídica de las glándulas.

En definitiva, la blefaritis comprende diferentes entidades, pero se manifiestan de forma similar y puede ser muy molesta para el paciente, interfiriendo de forma significativa con su vida cotidiana. La blefaritis puede controlarse, pero requiere de un estudio específico de cada caso y de una adherencia al tratamiento.

 

Responder

*

captcha *