Barcelona: 932 800 929 | Madrid: 915 237 575drnieto@blefaroplastia.es

blefaroplastia superior: operación de párpado superior.

¿Qué es una blefaroplastia superior u operación de párpados?

La blefaroplastia superior u operación de párpados es la cirugía que busca la mejora cosmética del párpado superior. Es la cirugía que elimina el exceso de piel de los párpados superiores y que despeja la mirada, dándonos un aspecto rejuvenecido y más descansado. Además, cuando el exceso de piel es significativo, puede ocasionar cansancio visual y sensación de pesadez, y con la cirugía se consigue una mejoría inmediata también en ese aspecto.

¿Quién es el candidato a una blefaroplastia superior?

Los candidatos más frecuentes para una operación de párpados suelen ser mujeres y hombres a partir de los 35 años de edad con un buen estado de salud general. Algunos pacientes, por sus rasgos genéticos, presentan un aparente exceso de piel desde edades más precoces. En estos casos suele tratarse más bien de una configuración del párpado de tipo más asiático, con el pliegue palpebral más bajo, y eso da un aspecto de exceso de piel.

Es importante detectar aquellos pacientes que tienen unas cejas  caídas o bajas, ya que en estos casos la blefaroplastia sola no consigue despejar el párpado suficientemente y puede ser necesario añadir un lifting de cejas. Como cualquier intervención de cirugía estética, para una operación de párpados o blefaroplastia es importante tener expectativas razonables. Es decir, esta cirugía mejorará nuestro aspecto y nos puede hacer sentir mejor con nosotros mismos, pero no puede conseguir cambios drásticos en la apariencia y su efecto se limita al párpado superior. Cualquier problema médico pre-existente debe ser controlado previo a una cirugía de este tipo, especialmente hipertensión y diabetes. No existe ningún problema médico que impida realizar esta cirugía, siempre que esté bien controlado. Ver más adelante.

¿En qué consiste la operación de párpados o blefaroplastia superior?

Desde sus inicios hasta la actualidad, una operación de párpados ha sido considerada como un simple acto de “quitar piel, músculo y grasa”. Para el verdadero especialista en blefaroplastia, es mucho más que eso. Son varios los factores que determinan el aspecto del párpado superior, y la cantidad de piel en el párpado no es el único de ellos. Existen otros como el estado del pliegue del párpado y la posición de la ceja, y la adecuada exploración de cada uno de ellos es lo que nos hace conseguir el mejor resultado posible en cada paciente. La planificación correcta es la clave del éxito en una blefaroplastia superior.

Una cirugía demasiado agresiva sobre la piel , músculo y grasa del párpado superior da lugar a párpados “vacíos” , ojos hundidos, mirada triste y en el peor de los casos dificultad para cerrar los ojos. Además de las diferencias individuales (no existen dos pacientes iguales), existen diferencias importantes entre hombres y mujeres. En éstos primeros, la cirugía suele ser más conservadora ya que un párpado demasiado despejado en un hombre puede feminizar su aspecto. Las microincisiones no son visibles desde el primer día de la cirugía (con el ojo abierto) ya que se realizan en el pliegue natural del párpado. Realizamos las incisiones con bisturí frío, con bisturí eléctrico o con láser dependiendo del caso, siempre buscando el menor tiempo de recuperación para el paciente.

El uso de uno u otro no influye en el resultado final. A través de dichas incisiones podemos eliminar exceso de piel a la vez que esculpir la grasa y tensar el músculo subyacente para conseguir el aspecto final deseado. En los pacientes con un pliegue del párpado bajo o poco formado, es importante reformar el mismo al final de la intervención. Este detalle, obviado por muchos cirujanos ya que requiere un conocimiento profundo en cirugía oculoplástica, es clave en algunos casos para conseguir un resultado satisfactorio. En caso de requerir el paciente una corrección de ptosis palpebral (ver párpado caído), ésta puede realizarse a través de la misma incisión de blefaroplastia. Algunos pacientes presentan un exceso de grasa a nivel de la ceja, que se manifiesta como una ceja gruesa y descendida. En estos casos puede realizarse un esculpido con eliminación parcial de la misma a través de la misma incisión de blefaroplastia.

Cuando la ceja se encuentra muy descendida, puede ser necesario la elevación de la misma en el mismo acto (ver lifting de cejas).

Antes de la blefaroplastia

Previo a la operación de párpados tendrás una primera visita con el Dr. Nieto en la que discutiréis las características de tu anatomía, las opciones posibles y los objetivos a conseguir. Esta visita dura entre 30 y 45 minutos. Antes de la visita te pediremos que rellenes un breve cuestionario sobre tu salud, problemas oculares o cirugías previas. Es importante para nosotros conocer acerca de problemas médicos pre-existentes, así como la existencia de alergias medicamentosas y las medicaciones habituales del paciente. En la misma visita realizaremos un examen ocular completo para cerciorarnos de tu buena salud ocular. El Dr. Nieto es un experto oftalmólogo con formación en los mejores hospitales del país y del extranjero, por lo que tu salud ocular está en buenas manos. Es especialmente importante detectar problemas de ojo seco (poca producción de lágrima), ya que en estos casos tendemos a realizar cirugías más conservadoras para no agravar este problema. Haber sido operado de los ojos con láser, de cataratas, de glaucoma, o de retina, no son un impedimento para someterse a esta cirugía, pero si es importante que estos problemas estén controlados y estabilizados previos a la cirugía. Previo a la intervención debes realizarte una analítica general con coagulación y un electrocardiograma, que debes traer el día de la intervención para entregarlos al anestesista. En casos especiales puede ser necesaria una visita previa con el anestesista.

El día de la cirugía de párpados

El día de la cirugía de párpados”]Debes acudir a la clínica acompañado y unos 30 minutos antes de su cirugía llevando consigo la documentación necesaria según te hayamos indicado, así como las pruebas preoperatorias. Una vez en quirófano, el equipo de enfermeras se encargaran de hacer que estés cómodo y relajado, y posteriormente el anestesista se presentará, comprobará tus constantes, y dará el visto bueno para iniciar la intervención. Realizamos esta cirugía con anestesia local y sedación en la mayoría de casos, aunque se puede realizar también con anestesia local solamente si es necesario por criterio médico o preferido por el paciente. Los medicamentos empleados en las sedaciones hoy en día se eliminan muy rápido del organismo, por lo que la recuperación es muy rápida y sin “resaca”. La cirugía se realiza siempre de forma ambulatoria, sin ingreso. La cirugía suele durar unos 30-45 minutos, pero si se realiza conjuntamente con una blefaroplastia inferior o un lifting de cejas la duración puede ser de hasta 2-3 horas. En cualquier caso, gracias a la sedación y la anestesia local, es una cirugía indolora. Tras finalizar la cirugía permanecerás alrededor de una hora en observación mientras te aplicamos frío y antiinflamatorios para frenar el proceso inflamatorio inicial.

Recuperación tras una blefaroplastia superior

El post-operatorio tras una blefaroplastia superior es indoloro, tanto es así que la gran mayoría de pacientes no necesitan ningún analgésico. Aparecen morados e hinchazón en mayor o menor medida en todos los pacientes, y se reabsorben en su mayor parte durante la primera semana. A la semana la recuperación no es completa, pero la mayoría de pacientes no tienen problema para reiniciar sus actividades ‘sociales’ en este punto. Durante los primeros días es importante no realizar esfuerzo físico vigoroso para evitar posibles sangrados y acortar la recuperación. Recomendamos la aplicación frecuente de frío durante los 2-3 primeros días y una pomada antibiótica sobre la herida 2 veces al día. La lubricación ocular con lágrimas artificiales en colirio también es recomendable ya que pueden aparecer síntomas de sequedad ocular debido a que el parpadeo normal esta disminuido durante los primeros días. Es frecuente incluso que durante 2-3 días los ojos no cierren completamente por la noche ya que el músculo orbicular (encargado del cierre ocular) se está recuperando de la anestesia y de la inflamación de la intervención. La primera revisión se realiza a la semana de la intervención para retirar los puntos. Antes de la primera revisión el Dr.Nieto en persona se pondrá en contacto telefónico con usted para conocer su evolución. Ante cualquier problema o duda que pudiese surgir, siempre tendrás contacto directo con él. La recuperación suele ser completa al mes de la intervención, cuando realizamos la segunda visita post-operatoria. La cicatriz seguirá mejorando durante el primer año hasta llegar a ser invisible con el ojo cerrado (con el ojo abierto suele ser invisible desde el primer día). La piel del párpado superior es la más fina del cuerpo, por lo que la cicatrización es muy agradecida y es casi imposible que se den casos de cicatrización hipertrófica (queloide) . Los resultados de una blefaroplastia superior son duraderos. Es muy infrecuente que realicemos esta cirugía por segunda vez en el mismo paciente. Es cierto con el paso de muchos años, es posible que el paciente pueda notar de nuevo cierta “plenitud” en los párpados superiores, pero esto suele deberse más a una caída de la ceja que a un exceso de piel en el párpado superior. En el caso de que un paciente fuese operado hace años de una blefaroplastia y presente de nuevo un exceso de piel, no existe problema en realizar una nueva blefaroplastia.

Otros usuarios interesados en Blefaroplastia Superior han consultado:

Blefaroplastia inferiorBlefaroplastia. Cirugía correctoraPárpado caídolifting de cejas y cirugía de ojos