Barcelona: 932 800 929 | Madrid: 915 237 575drnieto@blefaroplastia.es
[column col=”1/2″]
Ptosis: Representación esquemática de un párpado normal y un párpado caído, en el que la distancia entre el párpado y la pupila está reducida.
[/column] [column col=”1/2″]
Ptosis 2: En una paciente real, antes y después de una corrección de su párpado caído sin blefaroplastia, ya que esta paciente presenta únicamente un descenso del párpado sin exceso de piel.
[/column] [space height=”20″] [message_box title=”” color=”blue”]El párpado caído (ptosis palpebral) es un descenso del párpado superior que provoca que el éste cubra el ojo más de lo normal. El paciente tiene dificultad para abrir los ojos con normalidad, lo cual suele causar fatiga al final del día y puede dificultar la visión dependiendo del grado de ptosis.

El él paciente adulto tiene dos consecuencias principalmente. Por un lado la alteración estética que produce, y por otro pérdida de campo visual superior (efecto visera). Cuando la ptosis es bilateral (de ambos ojos) y aparece lentamente puede pasar desapercibido por el paciente durante mucho tiempo, pero cuando es unilateral es muy llamativa por leve que sea.

En edad infantil un párpado caído puede dar lugar a un ojo vago (ambliopía), ya que el ojo no recibe la suficiente estimulación visual para desarrollar la visión normalmente.
[/message_box]

Causas de Ptosis Palpebral

En el adulto suele aparecer de forma progresiva y la causa más frecuente es el estiramiento progresivo del músculo elevador del párpado que se produce con la edad. El párpado pierde su anclaje con el músculo y éste es incapaz de elevarlo a una altura adecuada.

La ptosis congénita (desde el nacimiento) se debe normalmente a una alteración del desarrollo embrionario del músculo elevador. Es decir, las fibras musculares no se han desarrollado normalmente y se encuentran sustituidas por tejido fibroso. El grado de afectación del músculo en estos casos es muy variable.

Existen otras causas menos frecuentes: reacciones alérgicas, enfermedades musculares, enfermedades neurológicas y traumatismos.

En aquellos raros casos en los que una ptosis palpebral aparece de forma rápida en días o pocas semanas sin antecedente de traumatismo debemos realizar pruebas de imagen craneales como una resonancia magnética para descartar patologías graves como aneurismas o tumoraciones intracraneales.

Tratamiento de Ptosis Palpebral

El tratamiento de la ptosis palpebral es quirúrgico, y existen diferentes técnicas según el tipo de paciente. En cualquier caso, la cirugía del párpado se realiza siempre de forma ambulatoria con anestesia local y sedación en adultos.

Existen diferentes técnicas quirúrgicas para tratar una ptosis palperal y podemos dividirlas en función de la vía de abordaje:

[list type=”arrow”]
    • Via anterior (por piel): Consiste en reforzar el músculo elevador principal a través de una incisión en el pliegue natural del párpado, por lo que la incisión será imperceptible. Es la misma incisión que se realiza para una blefaroplastia y se pueden hacer conjuntamente.
    • Via transconjuntival (Técnica de Putterman): Consiste en reforzar el músculo elevador por vía transconjuntival. Es decir, no se hace incisión cutánea por lo que no hay cicatriz.
    • Suspensión Frontal: En algunos casos de enfermedades musculares o ptosis congénita el músculo elevador del párpado está degenerado y las técnicas anteriores no sirven. La suspensión frontal es la técnica de elección en estos casos. Consiste en conectar el párpado al músculo frontal, de forma que el paciente podrá abrir los ojos al elevar las cejas por acción del músculo frontal.
        [/list]
[message_box title=”” color=”red”]Para determinar qué técnica es la más indicada en cada paciente debe realizarse una exploración minuciosa en consulta.
En el niño el tratamiento se suele demorar si la ptosis es leve y no existe riesgo de ojo vago (ambliopía). Si la ptosis es más pronunciada y existe riesgo de ambliopía debe intervenirse pronto. En niños la intervención se realiza bajo anestesia general.
[/message_box] [toggle_box] [toggle_item title=”Recuperación”]El postoperatorio es muy similar al de una blefaroplastia superior. El paciente suele salir con los ojos destapados y lo único que cabe esperar durante los días siguientes es hinchazón y pequeños hematomas, los cuales desaparecen entre 5 y 14 días según el paciente. Es importante aplicar frío los primeros días para acortar el proceso. Recomendamos también la lubricación ocular con colirios lubricantes y la aplicación de una pomada sobre los puntos, que se retiran a la semana.

En casos de cirugía transconjuntival la recuperación es aún más rápida. Los hematomas, si aparecen, son mínimos, y en 10 días la recuperación es prácticamente completa.
[/toggle_item] [/toggle_box] [message_box title=”Otros usuarios interesados en Párpado caído han consultado:” color=”gris”] Blefaroplastia superior, Blefaroplastia inferior, Blefaroplastia. Cirugía correctora, lifting de cejas y cirugía de ojos

Visita nuestra galería de imágenes

 

[/message_box]