logo


Rejuvenecer la mirada de forma natural

Nuestra mirada es, de algún modo, nuestra seña de identidad. Y una de las zonas más expresivas del cuerpo, puesto que refleja, sin duda alguna, cuando estamos cansados, cuando hemos dormido poco y/o mal, nuestras emociones y, por supuesto, el paso del tiempo.

La flacidez y la hinchazón en los párpados es uno de los problemas principales que aparecen en torno a nuestros ojos y que nos dan un aspecto más cansado y envejecido. Sin embargo, es posible ponerle remedio.

Blefaroplastia como solución definitiva

Si bien es imposible detener el paso del tiempo, someterse a una blefaroplastia, esto es, una cirugía de párpado (que puede ser superior, inferior, o bien, de ambos), sí puede acabar con nuestro problema mediante una sencilla intervención ambulatoria.

Por ejemplo, en este caso, es posible apreciar el antes y el después de una blefaroplastia superior e inferior. En el párpado inferior, se ha llevado a cabo una recolocación de la grasa de las bolsas, lo que evita el aspecto hundido, junto con un tensado de la piel y músculo orbicular, así como un peeling sobre los párpados inferiores.

Antes
Antes
Después
Después

 

 

 

 

 

 

Remedios naturales

Sin embargo, la blefaroplastia se recomienda a pacientes a partir de los 35 años, si bien, también es posible realizarse a otros más jóvenes.

De hecho, éstos pueden intentar paliar su situación empleando remedios naturales como los que enumeramos a continuación:

Manzanilla

Un conocido remedio contra la inflamación, así como un relajante que contribuye a mejorar la circulación sanguínea de los ojos, lo que evita la retención de líquidos. Bastará con empapar dos algodones en una infusión de manzanilla y dejar que actúen sobre los ojos durante 15 minutos.

Leche y pepino

Ayuda a reactivar la circulación y desintoxicar las bolsas u ojeras. Hay que sumergir unas rodajas de pepino en leche muy fría y aplicarlos en los ojos.

Pétalos de rosa

Los pétalos de rosa también contribuyen a reducir la hinchazón. Se debe colocar 8 ó 9 pétalos en un frasco con cuatro cucharadas de aceite de almendras. Se deja reposar un día en un rincón donde no llegue la luz del sol. Pasado ese tiempo, hay que sumergir un algodón en la mezcla y masajear los párpados con él.

Sin embargo, en caso de que los párpados no mejoren con estos remedios, es posible someterse a una blefaroplastia sin problema incluso siendo menor de 35 años. El médico estudiará el caso y hará saber al paciente las expectativas que debe tener y el procedimiento a seguir.

Responder

*

captcha *